Recomendaciones en ropa de moda 

jueves, 14 de junio de 2018

Cómo planchar una camisa

Llevar siempre la camisa bien planchada y vestir de manera impecable resulta ser una tarea bastante complicada de la que resulta difícil salir bien parado. Desde luego que llevar una camisa sin arrugas y con un cuello impecable es imprescindible para conseguir tener éxito en este empeño. ¿No fue Adolfo Domínguez el que allá en los 80 tomo como lema aquello de La arruga es bella? Pues va a ser que en cuestión de camisas este eslogan no tuvo mucho éxito. Lo cierto es que a nadie le gusta ir con una camisa arrugada en plan Dr. House y que a todo el mundo le encanta ponerse una camisa sin arrugas y bien planchada.

Planchar una camisa

Para aquellos que se han independizado y que nunca han planchado una camisa en su vida, he elaborado este sencillo tutorial en el que explico cómo planchar una camisa consiguiendo un acabado perfecto, si seguís las pautas que aquí os voy a dar, veréis como la técnica de planchado no es tan complicada, sobre todo después de haber planchado vuestras primeras diez camisas (a veces la práctica lo es casi todo).

Lo cierto es que actualmente las camisas de cierta calidad están elaboradas con tejidos que, una vez planchados, quedan muy bien, pese a que hayan sido lavados y centrifugados a 1.300 revoluciones. No obstante, resulta bastante importante que nada más terminado el centrifugado final, se saquen las camisas, se estiren con la mano lo mejor posible y se cuelguen de una en una en perchas. Siendo lo mejor plancharlas cuando estén todavía un pelín húmedas.

Ojo: nunca las sequéis en secadora si no queréis tardar cuatro veces más en plancharlas, ya que las camisas saldrán muy arrugadas.

Lo primero que hay que saber es que algo que ayuda bastante a realizar un planchado perfecto es disponer de una tabla de plancha ancha, de manera que tenga una superficie de planchado grande. Además, debe disponer de una funda mullida y que transmita bien el calor para no tener que planchar las mangas por las dos caras. Así que no ahorréis dinero al comprar vuestra tabla de planchado.

Tampoco debéis escatimar vuestro dinero a la hora de comprar vuestra plancha. Ésta debe disponer de una buena suela deslizante y ser capaz de suministrar un buen caudal de vapor para facilitar el planchado. Por cierto, al planchar una camisa, el depósito de la plancha deberá estar siempre lleno… necesitaréis vapor a discreción.

Pasos para planchar una camisa


Consejos generales: antes de utilizar la plancha, en cada paso deberéis estirar con las manos la parte de la camisa que se va a planchar, así evitaremos “coger arrugas” (si plancháis una arruga, luego os costará mucho hacerla desaparecer). Asimismo, cuando cojáis la camisa para recolocarla sobre la tabla, dejadla enfriar durante unos segundos para que al ponerla sobre la tabla no se formen arrugas en la zona planchada.

1. Se coloca la espalda de la camisa sobre la tabla con la cara interna de la misma mirando hacia nosotros, dejando las mangas colgando a los lados de la tabla. A continuación se plancha el cuello de la camisa (notad que estamos planchando la parte visible del mismo). Si os aparece alguna arruga probablemente tendréis que mojar el cuello con el pulverizador de la plancha para conseguir que desaparezca. Apretad lo necesario para que quede bien recto.

2. El siguiente paso será planchar el canesú y los hombros de la misma. Para ello daremos la vuelta a la camisa, ajustaremos uno de los hombros a la parte redondeada de la tabla y plancharemos el hombro y el canesú, haciendo posteriormente lo mismo con el otro hombro. Según he indicado al principio es importante alisar todo bien con las manos antes de utilizar la plancha.

3. Continuaremos con el resto de la espalda de la camisa, empezando por la zona más alejada de nosotros y dejando la costura de la camisa en el borde de la tabla. Deberemos mover la camisa una o dos veces para poder planchar toda la espalda.

4. A continuación le damos la vuelta y ponemos el delantero izquierdo de la camisa sobre la tabla (lo plancharemos del derecho). El siguiente paso será hacer lo mismo con el delantero derecho. Si es una camisa de hombre será el que lleva los botones, por lo que deberemos meter la punta de la plancha bajo ellos para que esa zona también quede correctamente planchada.

5. Llega el turno de las mangas que deben plancharse en último lugar. Lo primero que hay que planchar es la zona interior del puño, que debe estar desabrochado y plancharse totalmente abierto y sin raya. Si no se tiene práctica será difícil que no aparezca alguna arruga. Si os aparece alguna, ya sabéis, vapor y pulverizador de agua.

6. A continuación estiramos la manga dejando la costura perfectamente delimitada en uno de los lados y plancharemos procurando que quede una sola raya, quedando la otra disimulada por la costura.

7. Seguiremos el mismo procedimiento con la otra manga.

8. El último paso es colgarla en la percha ya perfectamente planchada, guardándola en el armario colgada de la misma percha donde la pusimos a secar (obviamente no es conveniente doblarlas).

Planchar una camisa sin raya en las mangas


Las camisas de mujer nunca deben llevar raya en las mangas, no queda estético ni elegante. Para planchar una camisa sin raya en las mangas el proceso a seguir es algo más complicado pero tampoco demasiado.

En este caso, después de planchar el puño, la manga debe doblarse de manera que la costura de la misma quede en el centro en lugar de en un lateral. La costura debe quedar apoyada sobre la tabla procediendo a planchar por la otra cara, pero ojo, sin llegar a los bordes para que no se genere una raya.

Una vez planchado el centro de la manga, esta vez la doblaremos por la costura y plancharemos el resto de la manga sin llegar de nuevo a los bordes. De esta manera nuestra manga no tendrá ninguna raya y estará perfectamente planchada.

Para terminar os dejo un vídeo ilustrativo porque muchas veces vale más una imagen que mil palabras:



Finalmente solo indicaros que después de que planchéis unas pocas camisas, os daréis cuenta de que no es tan complicado como parece.

0 comentarios: