Recomendaciones en ropa de moda 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Cosméticos, etiquetado, componentes nocivos, cómo elegirlos y consejos de conservación

Cosméticos, etiquetado, componentes nocivos, cómo elegirlos y consejos de conservación
¿Hasta qué punto conocemos los cosméticos que utilizamos? En este artículo hablaremos sobre el etiquetado de aquellos productos que se aplican sobre la piel o la boca con el fin de protegerla, perfumarla, limpiarla o maquillarla, es decir, de aquellos productos complementos de nuestra ropa y que tienen que ver mucho con la moda y la belleza, como cremas hidratantes, desodorantes, lápiz de labios, maquillaje, sombra de ojos, champús, desodorantes, bronceadores, lociones para después del afeitado, perfumes, etcétera.

Lo primero que hay que remarcar es que muchos de los efectos que se adjudican determinados cosméticos son exagerados y que no todos sus componentes autorizados son realmente recomendables para nuestro cuerpo. Por otro lado, también hay que saber que los cosméticos no deben tener efectos terapéuticos, ya que si así fuera tendríamos que hablar de medicamentos, que se distinguen de los cosméticos por incluir en sus etiquetas un código de seis números que comienza por 6, 7,8 ó 9.

Frecuentemente el etiquetado está sólo en inglés

Resulta conveniente conocer que los ingredientes vienen ordenados en el etiquetado de mayor a menor porcentaje. Aunque no resulta habitual que los fabricantes mencionen la cantidad exacta de cada compuesto, si que es cierto que lo normal es que en el primer tercio de la lista se encuentren los ingredientes que representan el 90 por ciento de la composición total.

Por lo general el compuesto más abundante suele ser el agua. Otros ingredientes que normalmente están presentes en cualquier cosmético son los conservantes y los limpiadores. La cuestión es que, salvo que seamos expertos en el tema, resulta muy complicado distinguirlos ya que existen multitud de variedades y en el etiquetado aparecen con su nombre químico en inglés (paraffin o butylene, por ejemplo).

También existen todo tipo de componentes que acompañan a los anteriores como emulsionantes, humidificantes, espesantes, estabilizantes del PH, colorantes, aromas, antibacterianos, etcétera, de los cuales sólo unos pocos pueden ser ingredientes naturales. Estos últimos se distinguen del resto porque aparecen escritos con su nombre botánico en latín (como por ejemplo, el aloe barbadensis o aloe vera, o la matricaria recutita o manzanilla dulce). Por lo general, los ingredientes naturales son preferibles a cualquier ingrediente químico, ya que normalmente son menos dañinos para la piel y también para el medio ambiente.

Componentes nocivos de los cosméticos

Aunque obviamente todos los ingredientes de un cosmético son producto autorizados, existen algunos que es conveniente evitar. Entre estos componentes potencialmente nocivos encontramos:
  • Los antibacterianos como el triclosan no son recomendable ya que su uso de forma indiscriminada puede anular su eficacia cuando realmente los necesitemos. Otros como el alcohol pueden secar e irritar la piel.
  • Unos ingredientes imprescindibles son los conservantes y el problema radica en que no todos son recomendables. Así, por ejemplo, las sustancias que liberan formaldehído (imidazolidinyl urea, diazolidnyl urea, o DMDM hydantoin) pueden provocar dermatitis, irritaciones e incluso cáncer. Por otro lado, los compuestos de tiazolinona (methyl tiazolinone o methylchloro isotiazolinone) pueden causar alergias.
  • Los derivados del petróleo (son bastante usuales el paraffinum liquidum y el petrolatum) pueden llevar impurezas que pueden producir alergias, además, otro de sus inconvenientes es que forman una película impermeable sobre la piel que impide que esta pueda respirar adecuadamente. Tampoco hay que despreciar el impacto ambiental provocado por su extracción y degradación.
  • Los tintes y colorantes también incrementan la posibilidad de sufrir alergias, además de que son muy dañinos para el medio ambiente. Son muy sencillos de identificar en el etiquetado ya que llevan un código de dos letras seguido de varias cifras, como por ejemplo CI77019 o CI16035.
  • Otros componentes a evitar ya que son tóxicos para el medio acuático, son los EDTA (tetrasodium EDTA y disodium EDTA).
  • Tampoco es aconsejable abusar de los perfumes ya que compuestos como el amyl cinnamal, el limonene, o el linalool son muy alergénicos (las reacciones alérgicas a los perfumes afectan al 15 % de sus consumidores). Por eso, aunque no constituyan ni el uno por ciento de los ingredientes, los fabricantes tienen obligación de mencionarlos. Siempre hay que evitar su uso en productos para niños y detergentes.
  • Por otro lado, uno de los principales agentes limpiadores, el Sodium lauryl sulphate, puede llegar a ser bastante irritante y su utilización está desaconsejada en productos de higiene íntima y para niños.

Recomendaciones para elegir cosmético

A la hora de elegir el cosmético que más nos conviene, deberemos tener en cuenta los siguientes consejos y recomendaciones:
  • Deberemos verificar que el primer tercio de la lista de componentes (que según hemos indicado, constituyen el 90% de la cantidad de producto total) no incluye colorantes, perfumes, ni derivados del petróleo.
  • Hay que evitar los cosméticos que incluyan tiazolinona, EDTA, productos antibacterianos o que liberen formaldehídos.
  • Es mejor elegir cosméticos que tengan una lista de ingredientes corta, este hecho aumentará la probabilidad de que el impacto sobre nuestra salud y el medio ambiente sea más pequeño.
  • Si estamos buscando un cosmético que incluya un determinado ingrediente y éste aparece en el último tercio de la lista de componentes, debemos pensar que su inclusión es pura publicidad y que sus efectos cosméticos serán mínimos.
  • Si podemos elegir entre dos cosméticos y sus listas de ingredientes son parecidas, no hay que dudarlo, escojamos el más barato.

Consejos de conservación de los cosméticos

Este símbolo indica los meses de conservación del cosmético una vez abierto. Pero además es recomendable recordar una serie de consejos:
  • Debemos mantenerlos en un sitio oscuro y, de ser posible, fresco. En cualquier caso siempre lejos de fuentes de calor.
  • Hay que cerrar correctamente el tapón o la tapa del envase después de su utilización.
  • No hay que mezclar los cosméticos con otros ingredientes, ni diluirlos en agua.
  • No utilizarlo si el cosmético cambia de textura o color, o empieza a oler mal o a rancio.
  • Los envases de tipo espray y los tubos son más recomendables que los que son de tapa grande ya que están menos expuestos a ser contaminados desde el exterior.
  • En conveniente lavarse las manos antes de utilizar cualquier cosmético. Deberemos conservar limpios y en buen estado los pinceles y esponjas que utilicemos para aplicárnoslos.

Tiendas online donde comprar cosméticos: chollo perfumes, Yves Rocher y Bottega Verde.

0 comentarios: